¿A QUE MENSAJES TE EXPONES?

Las Palabras Crean tu Atmósfera.

Panal de miel son los dichos suaves;
Suavidad al alma y medicina para los huesos. Proverbios 16:24

“Cuando Dios te quiere mover a una dimensión diferente, te da una palabra diferente. Los cambios de temporadas en nuestras vidas, dependen de la palabra que escuchamos.” -Dr. Gilberto Medina-

María, creció en una cultura, donde la concepción virginal era un imposible; un concepto foráneo a la vida diaria, la tradición y del ámbito de lo posible. Para quedar en embarazo había que “conocer varón.” En este segundo paso para una vida exitosa, Dios se le revela a María para mostrarle que haría algo en ella diferente al modelo tradicional que ella había conocido.

Una Palabra Nueva: Un Tiempo Nuevo. Dios le habla a María para llevarle más allá de los que hasta ahora había conocido; para llevarla a un tiempo nuevo de vida y ministerio libre de los grilletes de la tradición, de las cadenas de lo cotidiano.

De esta manera Dios prueba a María para ver si ella es capaz de creer que ella puede quedar embarazada, sin haber “conocido hombre.” En muchas ocasiones, nos encontramos en esta misma prueba de fe.

Cuando Dios no saca del modelo tradicional que conocemos y nos expone a una nueva manera de El hacer las cosas.

Ejemplos como llamarnos a ejercer un ministerio sin las “credenciales” tradicionales de un concilio o una denominación. O cuando nos envía a un proyecto de fe en la radio y la televisión, sin tener auspiciadores; cuando nos invita a estar tranquilos y en fe ante un diagnóstico negativo de un médico.

El éxito radica en poder ejercitar la fe y sabiduría para interpretar las situaciones y desafíos que se nos presentan mediante el lente de Dios. Ese lente interpretativo esta ligado a las palabras divinas a las que nos expone.

“La exposición de tus palabras alumbra; Hace entender a los simples.” Salmo 119: 130.

Dios está llevando a María a ser expuesta a un mensaje diferente.

Debemos aprender este principio de éxito y exponernos a gente que con su palabra, haga se despierte la matriz espiritual del milagro que hay en nosotros.

Aprendamos este principio de éxito: “Cuando Dios te quiere mover a una dimensión diferente, te da una palabra diferente”. Por eso que los cambios de temporadas en nuestras vidas, dependen de la palabra que escuchamos. Cuando Dios quiere movernos, lo siguiente que hace es exponernos a una palabra sobrenatural.

Tan grande es esta palabra, que desde su trono santo y sublime, Dios tiene que enviar a un ángel que le anuncie esta particular palabra a María.

Prosperidad: La Palabra que Rompe Esquemas. Son interesantes las primeras palabras del ángel: “Salve, muy favorecida”, en otras palabras, lo primero que esta jovencita necesitaba escuchar era que Dios tenía para ella “Prosperidad Asignada” es allí cuando se cumple el principio de que cuando Dios quiere cambiar en nuestra mentalidad un esquema de pequeñez, nos da una palabra de prosperidad. Eso explica el por qué en muchas ocasiones Dios nos pone en presencia de un “enviado” un “mensajero” con una palabra de prosperidad… “Salve, muy favorecida; bendita tu entre las mujeres”. Esta palabra “Bendita”, no proviene del griego macario, como las bienaventuranzas; sino que tiene su raíz en la vocablo eulogeo que significa “hablar bien” de alguien. Lo primero que esta generación debe escuchar es que Dios está hablando bien de nosotros. Ahora mismo alguien está hablando bien de nosotros en algún lugar. Ahora bien, tan desacostumbrada estaba María a oír este mensaje de bendición y prosperidad, que se turbó al recibirlo.

Dios sigue interesado en que nos posicionemos de la manera correcta, como cabeza en lugar de cola. Somos vencedores, tenemos una vida exitosa delante de nosotros, lo podemos lograr. Al leer estas páginas tenemos dos opciones: Recibir la palabra de bendición o turbarnos. Sin embargo Dios esta tan interesado en nuestro éxito que nos expone a un nuevo mensaje de fe y bendición.

Cambia Tu Dieta Mental. Las palabras que cotidianamente oyes constituyen tu dieta mental. Cuando Dios te transiciona cambia las palabras que oyes… En otras palabras cuando Él nos quiere llevar a una nueva estación nos cambia la dieta; por eso debemos revisar la clase de alimento con la que estamos siendo alimentados espiritualmente, qué clase de canciones estamos entonando, qué clase de amigos estamos aceptando en nuestro entorno de vida.

Tu éxito comienza entre tus orejas. Tu mente posee la capacidad, una vez se enfoca en una meta fija y ardientemente, de hacer que lo que piensas progresivamente se traslade del mundo de lo invisible al mundo de tu realidad concreta. Tus decisiones, acciones y trabajo enfocado en objetivos construyen el puente entre una realidad y la otra. Y son las palabras que constantemente oyes la materia prima de tus pensamientos.

Debemos revisar nuestras conexiones, debemos filtrar las personas que se nos acercan. ¿Por qué?…

hay muchos enemigos de tus sueños y cualquier comentario de alguien que no nos respeta, ni valora nuestra unción, puede ser nocivo para la asignación a la que fuimos llamados.

Por eso nadie tiene derecho a hablarle a nuestro futuro excepto el Espíritu Santo que nos dirige y nuestro padre espiritual en el ministerio. ¡Cuán eficaces son las palabras rectas! Job 6: 25 Pensemos en esto, en Egipto el pueblo esclavo de Israel, estaba acostumbrado a comer ajos y cebollas. Pero cuando Dios los saco a una nueva temporada en el desierto, les cambio la dieta, ahora comerían maná.

Cuando Dios los sacó del desierto y del maná a una nueva temporada en la tierra prometida, les cambio la dieta, ahora comerían leche, miel y el fruto de lo sembrado. Cada vez que Dios nos introduce a una nueva temporada, siempre nos cambia la dieta, exponiéndonos a nuevos tipos de mensajes. “La fe viene por el oír…” Romanos10: 17 En nuestra ruta de conquista, debemos alimentarnos de lo nuevo que Dios nos está dando; Por eso es que muchos de los mensajes que ayer fueron muy buenos, hoy no tienen ninguna relevancia. Cada día Dios tiene una palabra fresca y nueva para darnos. Ahora bien, en el desierto Israel comió maná, pero esa no era la comida para la nueva temporada en la tierra prometida. Allí Dios les vuelve a cambiar la dieta y ahora comerían Leche y Miel. En esta nueva temporada, este pueblo… Ahora libre… comió de uvas y bebió de aguas frescas de pozos que no habían cavado. Cada vez que Dios nos introduce a una nueva temporada, siempre nos cambia la dieta, exponiéndonos a nuevos tipos de mensajes. María no estaba acostumbrada a recibir este tipo de saludos de bendición y prosperidad. En su turbación ella pensaba: “Estoy acostumbrada a oír de parte de los sacerdotes que Dios da leyes, estatutos de vida, normas de conducta”, pero no un saludo de “Salve, muy favorecida” ¿Qué tipo de mensaje será este?

Las palabras correctas son medicina ( Proverbios 16: 24). Al exponerte al mensaje correcto Dios sana tu alma de complejos, frustraciones y raíces de amargura que te han limitado hasta ahora de alcanzar tu pleno potencial y vida exitosa. La persona exitosa siempre se mantiene oyendo el mensaje correcto, cuida lo que entra por sus oídos con el mismo cuidado que cuida que por su boca no entre veneno.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *