En todos los años de mi caminar con Dios he llegado a una conclusión que en la vida natural no se puede vivir sin propósito, al igual en la nuestra vida espiritual no se puede vivir sin tener una visión que nos lleve a cumplir con una misión y entender al final la razón de haber sido elegidos por el que llama Jesucristo. En nuestra historia de hoy encontramos a un hombre que tenia una visión la cual lo mantuvo vivió hasta verla cumplida ante sus ojos, pero esta visión no solo lo mantuvo vivo, sino que lo llevo a consagrar su vida en una misión la cual pudo desempeñar con mucha entrega y dedicación, El al igual que muchos personajes Bíblicos nos enseña que podemos vivir en esperanza hasta poder ver el propósito para lo cual fuimos hechos analicemos a través de esta platica algunas verdades que nos ayudaran en nuestra vida presente.

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *